8 de mayo de 2012

"Cartas a un dictador esquizofrénico"

Cortesía del señor Javierre, que es un ingeniero muy poeto él.




    "Los sentimientos se regodean en la marmita del druida, burbujeando, chisporroteando. Emociones de quinceañero se ahogan unas a otras en un mar rizado, rebosante de una espuma que enmarca en una obnubilación la sensiblería de un mártir filisteo. Suaves gorgojos ríen las penas de lo obtenido por ecuaciones sin igualdad. Igual que sumas, sumando los restos de desechos, de falsos mitos, de cornucopias de arena y sal. Peleas de cánidos, de asesinos, que no tienen que ver con el amor-odio sino con el odio al amor.



Un corazón "fibrilado", una patata caliente, ocupa lecho para dos en un sueño de uno. Carente de rincones soleados amanece en esta habitación de matrimonio y, aún así, ponle que hablamos de vivir la vida, ponle que hablamos de sentirla, dime si en esto llevo la razón, si en esto voy bien escapado del pelotón. Dime, aquí y ahora, que quieres dejarme aquí tirado, aquí caído, aquí avisando, como la chica de la curva, a otros insanos que descuidan su rumbo errado. ¿Y tal vez por eso sigues con ese discurso? Convirtiendo en traiciones las cosas afines, transformando en blanco caduco lo que originalmente pintaba negruzco. Dices bien y alegas perífrasis pretéritas, subjuntivos de deseo, anhelos imperfectos. Buscas el sí de lo afirmado y niegas lo refutado, solo por disfrutar, por sentir una vez más que eres la soberana de lo que siento, que apaleas lo que disfruto.



Bien caída la noche, bien envuelto en un manto de incontinencia verbal, de porfiria recientemente aprendida, vómito: palabras, caricias, insultos. Un dadaísmo casero, una maraña de sentimientos, de tembleque del abuelo, acaban por dar caza a lo sensato del bulbo, descontrolando el vómito, aunando lo concebido en estas noches de desvelo. Por eso, en medio de esta ciclogénesis de lluviosas borrascas de la uno, de anticiclones de alta presión “maldonados”, me agito y le prometo a quién puedo que ni tú ni nadie dominará una vez más mi mirada de fuego."

No hay comentarios:

Publicar un comentario