28 de marzo de 2013

"corpomundi"





"(...) Y el corazón se siente en paz o se doblega
a una derrota cómoda sin heridas mortales."


No sé si sabes que cuando la piel se apaga,
se enciende la luz
de todo lo desnudo.
A la razón le da por soñar pasiones
y las manos,
en perspectiva,
se descamisan
el Corazón.
Construye el amor,
templos paganos de espuma
en tu espalda;
mientras el viejo orgullo,
se sacude el tiempo, calado.
Velando su propio adiós,
se tumba al sol
de la primavera
de tu costado.

No sé si sabes que entre la noche del abrazo,
y el amanecer de ojos,
voy descosiéndote los inviernos,
con historias del tren
que a duermevela,
nos llevará lejos.

No sé si sabes que una vez meditado el dolor, 
discutidos los numeritos, 
mentida la distancia,
pregonado el disparo...
estrenada la quietud de lo vivido y ahora muerto;
una vez despuntado el cuerpo;
coleccionado rotos en la memoria;
superados trece abriles
y una vez vendidas mil banderas a media "hastas"
& "luegos" enteros,


  es cuando,
  como 
 y
 donde

las palabras,
se vuelven refugio:
callejones sin salida donde acorralar sueños;
fotografías Polaroid de dos.
Se vuelven unidad de medida del beso
que abre y cierra todas las fronteras
y destierran lo incómodo 
de ese silencio metete que siempre habla en pasado perfecto
y no siempre lo fue...

Ironías, ya ves,
las hay de todos los colores;
como los versos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario