10 de mayo de 2013

Señales


Y en el instante de aquel "nosotros", nevó en África.






Ejércitos de taras,
ratas invisibles,
a las ordenes del misterio,
se vuelven aguja de hielo;
queman ratos de amar&go y olvido;
cosen rotos de vaquero y corazón.

---


Como un ciempiés borracho 
en mitad de un baile de fusibles,
caminas a gatas, 
sobre un hilo fino de memoria;
goteando luz.

Una maratón de miedos 
avanza como legión de cangrejos, 
lento... pero mente a través,
reptando a lo "moonwalk".
hacia la ansiada meta: 
un pretérito perfecto simple en un pompa de alcohol; 
un pasado perfecto que derramar sobre un sábado en blanco.

---

Hay trafico fluido 
de recuerdos continentales 
mezclados con jetlag existencial; 
confinadas, mil hogueras, 
en cualquier rincón de mi casa.
Y nuestros sueños juegan al pañuelo
con respectivos fantasmas dominicales:
"agárrate a una vida y corre" 
se dicen, 
sin saber que el juego está perdido 
y nosotros, corruptamente des-ganados.

---

Sonó una canción a través del vinilo:
 Música Ciega.
Antony and The Johnsons
esmaltaba
nota a nota
ese asfalto de camino atropellado
al que el común llama "tiempo".
Mientras apuró el cigarro,
más rápido que nunca...
como todo, 
 estaba abocado a su fin. 

---

Desde la cima de si mismo, 
sobre una cama de altísimas y nubes, 
teje con pestañas 
un ovillo de tiempo.

Observa metida en la chistera,
 entre los bucles
de este planeta loco,
a la soledad
sola
y
extranjera de todo.
Indomable bala hambrienta,
forjada en metales preciosos,
tiene sed
y sangre
 en las comisuras de los labios.

---

La luna, 
a punta de pistola,
le apunta en la sien; 
y el, cielo, mismo
le interpela el alma,
le deshincha las fobias.


Le prende mecha a la lluvia,
 aunque hable en él los enredos
y
en una abolición total del todo, 
se sienta a esperar en el limite,
buscando algún
rayito de sol.
Mientras, sonríe 
y dice:


Ya nunca le veo por aquí,
Mrs. Problèmes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario