17 de noviembre de 2013

INTRO




Queridos pasajeros, sed bienvenidos a esta particular embarcación con destino a la plaza de la lluvia. Viajamos en busca del constante olor a café y poema recién hecho. Sea cual fuere la hora y el día dispondremos de 365 salidas escritas al daño y del ciclón de vida que nace en las manos de quien empareja términos que terminan, sin previo aviso, teniendo muuuuucho futuro. 

Disculpen el carácter atemporal del viaje, no sabemos cuántas puertas cerradas nos encontraremos todavía. Lo que sí les podemos adelantar, es que de la ventana auxiliar ya entra sonido a "tamtam" y el tequila está servido. A modo de recompensa ofrecemos cuatro o cinco historias semanales versionadas según lo dicte el día: paseo planetario, copa de ambrosía o cobijo anti cuitas. No duden en solicitar, si así lo desean, algún poema o videopoesía insulínico si algunas de las letras les amargan. 

Les recordamos que el mundo está muy malito y es probable que suframos aliteraciones y metáforas turbulentas durante el viaje. Que no cunda el pánico, aquí nos va el caos y la tormenta: nos gusta el descosido en su justa medida, respetamos mucho al roto, al vaquero, a la sonrisa. En cualquier caso, no se preocupen, están en las mejores manos: las PALABRAS; de esas que una vez que ven la luz y respiran, retumba un eco en la voz de quien las dice que suena a cañonazo recién bombeado. Y entonces canta una de Sabina, el corazón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario